logo logo

Una alternativa contra el cáncer: La guanábana, diez mil veces más poderosa que una quimioterapia

Una alternativa contra el cáncer: La guanábana, diez mil veces más poderosa que una quimioterapia A raíz de algunos reportajes del año anterior sobre las propiedades curativas de algunas plantas, entre otros, el relacionado con el pata de buey, llamada así por la forma de la hoja muy parecida al casco del buey o vaca, y cuyo nombre científico es Bauhinia Purpurea, perteneciente a la familia Caelsalpiniaceae.

También se conoce como San Gerardo y “orquídea de pobre”, por los colores de la flor blanco y púrpura o violeta.

Recibimos para entonces varias llamadas telefónicas y correos para conocer más de este árbol maravilloso y cómo obtener las hojas. Hasta la fecha, centenares de personas continúan utilizando las hojas del pata de buey, algunos aseguran haber obtenido resultados sorprendentes en su salud, especialmente pacientes con problemas renales, cálculos biliares, diabetes, problemas de próstata, hipertensión arterial y otras.

No soy botánico ni experto en medicina natural, pero soy un firme creyente en las bondades de la naturaleza, además muy ligado a la cultura popular, porque en el pasado las abuelas curaban a sus hijos con hojas y raíces a falta de un centro de salud, un médico o las farmacias o boticas, estas últimas hacían preparados para atender casos de emergencia con los que se salvaron muchas vidas.

Con los altos precios de los medicamentos farmacéuticos, a la población, especialmente los pobres, no les queda otro recurso que acudir a la medicina alternativa disponible en centros especializados, aunque lo recomendable es acudir al médico para casos delicados.

El siguiente reportaje y más reciente en esta sección fue sobre los beneficios nutricionales de la moringa, una planta originaria de la India, conocida como moringa oleífera o árbol de la verdura.

PLANTAS MILAGROSAS

Las frutas pueden pesar entre 2 kilogramos y medio.

Hoy, este espacio lo ocupa una planta que crece en áreas tropicales, en Centro América y América del Sur, especialmente en la Amazonía. También es llamado guanábana, guanábano, catuche, catoche, anona de México, graviola, anona de la India, MOLE. La fruta es muy delicada, de color verde oscuro, cubierta de espinas suaves. Es relativamente grande y de cáscara muy delgada. Se debe cosechar antes de estar madura. La pulpa es blanca, cremosa, carnosa, jugosa y ligeramente ácida, mide 2-3 dm de largo, pudiendo pesar 2.5 kg.
Todas las partes de la planta son usadas en la medicina natural, incluyendo cortezas, hojas, raíces y frutos, pero la parte que contiene la mayor concentración de principios activos es la hoja, en donde se encuentran las acetogeninas anonáceas, ampliamente estudiadas desde 1940 en que se empezó a usar como insecticida, llegando a asombrar a los científicos por su amplio poder, sin causar ningún efecto nocivo en los animales y el hombre, por lo que accedieron a costear investigaciones donde, cada día se descubrían nuevas propiedades, las cuales, por efecto del celo científico e intereses creados, se mantuvo en custodia por más de 20 años.
La globalización y estudios paralelos en Japón y China descubrieron a la luz, las maravillas de esta generosa planta.

La otra planta que citamos en el reportaje se conoce como “orquídea de pobre” por su flor, se conoce como pata de buey.
La hoja de la guanábana y corteza (micropulverizada) curan la diabetes, al regular el azúcar en la sangre, lo que demuestra su alta efectividad en compromisos endocrinos: hígado, riñón, tiroides, páncreas, ovarios, próstata; intestinos, relajante del músculo liso (corazón), vesícula, apéndice y combate el cáncer al pulmón o de Lewis, cáncer al seno y tumores cerebrales, hipotensión, antiespasmódico, vasodilatador.
Elimina ácaros que producen el asma y enfermedades bronquiales. El té de la hoja cura los problemas del hígado, mejora la función del páncreas. Es efectivo para desparasitar a los niños, cura la malaria; indicado para levantar las defensas en personas con quimioterapias y también para las personas con VIH (Sida).
EXCELENTE ALTERNATIVA
El fruto se ha usado como antiparasitario, antipirético (disminuye las fiebres) y astringente en casos de diarrea. Los tallos, hojas y raíces son considerados sedantes, hipotensivos (disminuyen la presión arterial), antiespasmódicos y antidiabético. Las hojas se utilizan en forma de infusión contra catarros (inflamación de las mucosas). Las semillas molidas son utilizadas por las tribus andinas contra parásitos intestinales.

La planta de moringa, de la que informamos ampliamente en reportaje anterior, se utiliza con fines nutricionales.
En los últimos años, el extracto de guanábana ha llegado a ser ampliamente aclamado por tener propiedades altamente potentes para combatir el cáncer. Desde marzo de 2003, e-mails circulan por Internet afirmando que el té de guanábana cura el cáncer.
Las acetogeninas de las anonáceas son sustancias cerosas que resultan de la combinación de ácidos grasos de cadena larga (C32 ó C34) con una unidad de 2-propanol en el carbono 2 para formar una lactona terminal (dicha lactona queda al inicio de la cadena).
Las acetogeninas derivados de la larga cadena de ácidos grasos tienen acción directa sobre las mitocondrias, el ATP, el Aparato Reticular de Goldi y las membranas y plasmas celular de las células cancerosas destruyéndolas selectivamente sin dañar las células y tejidos sanos, además contienen bullatacin, betasitosterol, sitosterol, campesterol, ácido miristico, ácido esteárico, stigmasterol, aminoácidos, vitaminas y minerales que actúan a nivel enzimático y molecular.
Es la mejor alternativa cuando no se puede recurrir a la cirugía o a la de cobalto terapia o radium terapia o cuando se tiene que suspender la quimioterapia por su acción y iatrogénico (efectos secundarios) sobre el hígado y los riñones. No hay incompatibilidad y al contrario se complementa muy bien, con cualquier tratamiento al que esté sometido el paciente mejorando la calidad del mismo. No tienen absolutamente ningún efecto secundario ni reacciones de intolerancia o alergia.
Según el Instituto de Ciencias de la Salud, L.L. Charles Street Baltimoure, la fruta que cura el cáncer es 10 mil veces más fuerte que una quimioterapia y no quieren que sepamos, porque si no las grandes cadenas de medicamentos dejarían de vender sus macabros productos.

El pata de buey se presenta con dos variedades: flor blanca y purpúrea.
Según esta página, bajada de Internet, el hecho de no estar debidamente enterados de los beneficios de esta fruta milagrosa es porque existen organizaciones interesadas en encontrar una versión sintética, que les permita obtener fabulosas utilidades.
Los compuestos de este árbol demostraron que es 10 mil veces mejor retardando el crecimiento de las células de cáncer que el producto Adriamycin, una droga quimioterapia normalmente usada en el mundo.
La guanábana es la planta anticancerígeno más poderosa del planeta, utilizada desde hace más de 40 años en Estados Unidos, Europa y en Asia. Aquí se cultiva en diferentes lugares del país, pero hasta hace poco se desconocían sus poderes curativos, por lo que el costo de una fruta se cotiza en el mercado entre los 100 y 200 lempiras.

Con relación a las hojas de las plantas citadas: pata de buey, moringa y ahora la guanábana, se debe tener cuidado con los comerciantes eventuales o habituales de plantas, porque en la mayoría de los casos las mezclan con otras hojas para obtener mayores ganancias. (Fuente: Internet e Instituto de Ciencias de la Salud).

Lea la noticia completa en La Tribuna.hn

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom