logo logo

Un plan para empezar a ‘torcerle el cuello’ al cáncer

Las cifras hablan por sí mismas. En Colombia hay 70 mil casos nuevos de cáncer cada año; para el final de la década serán 120 mil. La enfermedad es la segunda causa de muerte en mujeres y, en general, tiene una tasa de mortalidad de 130 por cada 100 mil habitantes, situando a Colombia como un país con riesgo intermedio.

Más grave aún, y alertado por el propio ministro de Salud, Alejandro Gaviria, el cáncer infantil tiene tasas de mortalidad altas, que sitúan al país en el noveno lugar, de un conjunto de diez países en desarrollo analizados. “Claramente tenemos que bajar, no podemos estar ahí”, señaló.

A este panorama se suma que están habilitados 3117 servicios oncológicos, cuando el Ministerio tiene en sus cuentas sólo a 800 médicos con esta especialidad.

Según explicó el director del Instituto Nacional de Cancerología, Raúl Murillo, la verificación que se está adelantando a esos centros arrojó que de 200 visitados, sólo uno contaba con las condiciones necesarias para prestar el servicio.

De hecho, de estos centros, que son de naturaleza privada, un 40 por ciento “solo se habilitan con oncología clínica, esto es, ofrecer quimioterapia. Un único servicio sin atención integral. No atienden las urgencias que se derivan del suministro por la quimioterapia”, dijo Murillo.

“Es una proliferación caótica de servicios oncológicos en el país. Han ido apareciendo con un sentido comercial, nada tienen que ver con la salud”, precisó Murillo.

Además el Gobierno Nacional ha avanzado muy lentamente con la regulación de dos leyes expedidas sobre el cáncer: la 1384 de 2010 o Ley Sandra Ceballos, que estableció medidas para la atención integral del cáncer en el país; y la 1384 de 2010 o Ley de Cáncer Infantil.

El Minsalud y el Instituto Nacional de Cancerología presentaron esta semana el Plan Decenal para el Control del Cáncer en Colombia, 2012-2021, con el objetivo de contrarrestar la situación descrita, posicionar en la agenda pública la enfermedad como un problema de salud pública y cumplir seis objetivos a través de la articulación del Estado:

“Reducir la prevalencia de factores de riesgo modificables para cáncer; reducir las muertes evitables por cáncer mediante el mejoramiento de la detección temprana; mejorar la calidad de la atención; mejorar la calidad de vida de los pacientes y sobrevivientes de cáncer; garantizar la generación, disponibilidad y uso de conocimiento e información para la toma de decisiones; y fortalecer la gestión de talento humano para el control del cáncer”.

Fue un ejercicio de cinco años. Para Murillo, se trata de un plan “para empezar a torcerle el cuello a la enfermedad”; a ese mal que por ahora está ganando la batalla, entre otras cosas por el actual funcionamiento del sistema de salud, en el que un usuario tiene que sufrir trámites burocráticos para acceder a servicios especializados o medicamentos de alto costo.

El ministro Gaviria, aunque no quiso adelantar detalles, sí señaló que en la redefinición del Plan Obligatorio de Servicios (POS) que se plantea en la reforma a la Salud, estos últimos no quedarían excluidos. “Si hay preocupación de que se van a listar negativamente los medicamentos de alto costo y oncológicos, de una vez decir no”, apuntó.

Gaviria, además, señaló que en algunas patologías cuyo tratamiento implica alto costo, no sólo el cáncer, sería el Estado el que se encargaría de la atención mediante redes especializadas. Ahora bien, este tema en la Reforma apenas estaría enunciado y dependería en buena parte de su reglamentación.

El plan fue bien recibido por entidades relacionadas con la atención del cáncer, debido a que plantea por primera vez estrategias de política pública para prevenir y mejorar la atención del paciente.

El director científico de la Liga Colombiana contra el Cáncer, Carlos Castro, aplaudió la iniciativa por considerarla oportuna y que en teoría corregiría aspectos claves como la fragmentación de los servicios que necesita el paciente. No obstante, aseguró que aún no es claro qué papel tendrían las EPS en la implementación del Plan Decenal, si estas cambiarán de funciones o desaparecerán, si se aprueba la Reforma a la Salud propuesta.

Además, dijo: “Si tenemos una ley de cáncer y no se ha reglamentando, ¿qué sacamos sacando un plan decenal? Hay que ver cómo se pasa de la letra a la realidad. De todas formas, lo aplaudo y es una demostración de que el Ministerio está considerando el cáncer como un problema de salud pública”.

Por otro lado, la secretaria ejecutiva del Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil (OICI), Yolima Méndez, consideró más que positivo el Plan, especialmente en los aspectos de detección temprana y en la garantía de acceso a los servicios del 100 % de los niños con leucemias agudas, el tipo de cáncer más frecuente en niños.

“El gran reto siempre es poner en práctica lo que se propone en política pública. Queremos pensar que el Plan puede desarrollarse realmente y que puede cumplir metas que son supremamente ambiciosas”, apuntó.
•LAS ESTRATEGIAS

1. CONTROL DEL RIESGO

En esta línea las metas son disminuir la prevalencia del consumo del tabaco en todos los rangos de edad, así como garantizar que haya ambientes 100 % libres de humo, el aumento de 100 % de impuestos indexados al IPC y al PIB para productos de tabaco antes del 2021, medidas de prevención, aumento de advertencias, capacitación al personal de salud, entre otros temas.

Igualmente, se busca que la edad de inicio de consumo de alcohol no esté por debajo de los 14 años, con prevención dirigida a estudiantes, incremento del consumo de frutas y verduras, promoción de la actividad física y control de los niveles de exposición a agentes carcinógenos, como el asbesto, el sílice, el benceno, el plomo, con medidas que incluyan la participación del Minsalud en la implementación de la Ley que modificó el Sistema de Riesgos Laborales.

La estrategia, además, contempla ampliar coberturas de vacunación contra el virus del papiloma humano y la hepatitis B.

2. DETECCIÓN TEMPRANA DE LA ENFERMEDAD

La idea es tener un Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer que incluya para el 2016 los de cuello uterino, mama, próstata, colorrectal y las leucemias agudas, que son los cinco más comunes en el país.

Para esto se harán guías de atención integral, fortalecimiento de la vigilancia y el control a las entidades que se encarguen de los servicios y seguimiento a indicadores, entre otras medidas.

En el caso del cáncer de cuello uterino se busca reducir la tasa de mortalidad a 5,5 por 100 mil mujeres al 2021 y ampliar las coberturas de citologías. Para las leucemias agudas pediátricas (LAP) el plan busca “garantizar el diagnóstico oportuno y el acceso a tratamiento al 100 % de los menores de 18 años con sospecha de LAP.

3. ATENCIÓN Y RECUPERACIÓN DE DAÑOS CAUSADOS POR CÁNCER

Ya que un paciente con cáncer recibe tratamientos largos y complejos con diferentes elementos que deben interactuar para una cura, el Plan propone mejorar las condiciones de atención y la disponibilidad de tecnologías.

La idea es verificar los estándares de habilitación de cada entidad que preste servicios oncológicos de aquí al 2017, luego de actualizar las normas relacionadas y de verificar el registro de los prestadores. Igualmente, se busca que para el 2015 se organice una red de servicios para atención integral y que para el 2016 haya un sistema de gestión de tecnología biomédica.

Estas metas dependerán en buena parte de implementar una Política Farmacéutica Nacional, una Política de Medicamentos Oncológicos y de articular los organismos encargados del monitoreo del Plan.

4. MEJORAMIENTO DE CALIDAD DE VIDA DE PACIENTES Y SOBREVIVIENTES

El Plan busca organizar intervenciones de cuidado paliativo y de rehabilitación, así como garantizar que haya en el país la cantidad necesaria de medicamentos, que se cuente con apoyo psicosocial y “tener al 2017, una política de reincorporación a la vida laboral de sobrevivientes”. Para esto, también se buscará la reglamentación de servicios de apoyo social definidos en la Ley 1384 y en la Ley 1388 de 2010.

5. GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO Y LA TECNOLOGÍA PARA EL CONTROL DEL CÁNCER

El Plan se propone consolidar el Sistema Nacional de Información del Cáncer, crear en 2014 el Observatorio Nacional de Cáncer, tener un sistema de evaluación de los servicios oncológicos en el país y tener un sistema de vigilancia epidemiológica sobre agentes carcinógenos y otro de evaluación de tecnología biomédica. Aparte de estos temas, que dependerán en buena parte del Ministerio de Salud, el Plan busca incrementar la investigación.

6. FORMACIÓN Y DESARROLLO DE TALENTO HUMANO

En este punto la idea es desarrollar programas de formación continua para profesionales, tecnólogos y técnicos, así como aumentar la oferta de oncólogos en el país, para lo cual propone la ampliación de cobertura de becas para el estudio en el exterior.

Lea la noticia completa en El Universal – Cartagena

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom