logo logo

Un nuevo enfoque de la radioterapia reduce los síntomas de boca seca

Un nuevo enfoque de la radioterapia reduce los síntomas de boca seca Investigadores han demostrado por primera vez que es posible reducir los síntomas molestos de la boca seca en los pacientes tratados con radioterapia contra cánceres de cabeza y cuello si la dosis de radiación a una glándula salival (llamada la glándula submandibular) en el lado opuesto al tumor se mantiene al mínimo.

El estudio, en el que se analizó la correlación entre la dosis de radiación a la glándula submandibular y su producción de saliva, se presenta este sábado en el II Foro de la Sociedad Europea de Radioterapia y Oncología (ESTRO). Como resultado de los hallazgos, los científicos de los Países Bajos dicen que las directrices para la dosis máxima recomendada se pueden emitir para su uso en la práctica clínica en beneficio de los pacientes.

Las glándulas submaxilares son dos glándulas salivares que están por debajo de la mandíbula inferior, una a la izquierda y otra a la derecha y son las principales responsables de la producción de saliva mientras se está en reposo y durante la noche. Las glándulas parótidas son otro par de glándulas que generan la saliva cuando se come.

Los pacientes con tumores en las áreas de la boca y la garganta generalmente se tratan con radioterapia, pero el tratamiento puede afectar negativamente al funcionamiento de las glándulas salivales, lo que lleva a la xerostomía o la boca seca. Alrededor del 40 por ciento de los enfermos tratados por cáncer de cabeza y cuello sufren de xerostomía en el largo plazo, lo que causa problemas con la alimentación, el sueño, el habla, pérdida de dientes y la higiene bucal, con la consiguiente disminución de la calidad de vida, el aislamiento social y la dificultad de continuar el trabajo.

Los intentos de tratar la xerostomía y sus consecuencias pueden costar cientos o incluso miles de euros por paciente al año y no son muy eficaces, por lo que, según los científicos, la clave es la prevención. El profesor asociado y oncólogo de radiación en el Centro Médico Universitario de Utrecht, Países Bajos, Chris Terhaard, trabajó para ver si sería posible la entrega de la Radioterapia de Intensidad Modulada (IMRT) a los tumores con la intención de ahorrarla en la glándula submandibular en el lado opuesto del tumor (la glándula “contralateral”) y ambas glándulas parótidas.

“Puesto que las glándulas submandibulares son la principal fuente de la saliva en condiciones de reposo, la dosis de estas glándulas puede tener graves consecuencias para la sensación de sequedad en la boca, por lo tanto, es importante buscar las mejores técnicas de radiación de sobra en al menos una de las dos glándulas submandibulares”, dijo Terhaard. Este experto también quería ver cuál debe ser la dosis máxima de radiación y el efecto que este tratamiento tendría en la prevalencia de xerostomía en pacientes a las seis semanas y un año después del tratamiento.

En general, la glándula submandibular está situada cerca al tumor de la garganta y no se puede evitar, por lo que esta investigación se centró en preservar la glándula submandibular en la lado opuesto. “Buscamos la correlación entre la dosis de radiación recibida por esta glándula y la disminución de la producción de saliva”, explicó.

El doctor Terhaard y sus colegas reclutaron a 50 pacientes con cánceres de garganta, en los que las células cancerosas no habían migrado a los ganglios linfáticos contralaterales, y que no habían metastatizado (propagado) a otras partes del cuerpo. Fueron tratados con IMRT en la glándula submandibular contralateral con preservación: la glándula contralateral recibió dosis de radiación mucho más bajas que con la radioterapia estándar para la condición.

Estos pacientes se compararon con un grupo histórico de 52 pacientes que habían recibido radioterapia que sólo evitó las glándulas parótidas. Tras seis semanas y después de un año, los investigadores midieron el flujo de saliva objetiva de las glándulas submandibular y parótida al estimular la saliva con ácido cítrico en la lengua y recoger la saliva resultante en tazas especialmente diseñadas, además de utilizar un cuestionario para medir la experiencia subjetiva de los pacientes acerca de la boca seca.

“Encontramos que los flujos de saliva de las glándulas submandibulares contralaterales fueron significativamente mayores a las seis semanas y al año en los pacientes que recibieron una dosis de la glándula submandibular de menos de 40 Gy, y esto se tradujo en un menor número de quejas de boca seca. Usando la nuevo técnica, logramos mantener dosis menores de 40 Gy en el 50 por ciento de los pacientes”, dijo el Dr. Terhaard.

El equipo busca ahora nuevas mejoras, ya que en el 50 por ciento restante de los pacientes, la dosis de las glándulas submandibulares seguía siendo demasiado alta. Los investigadores encontraron que todos excepto uno de los pacientes que podrían ser tratados con las dosis de radiación de menos de 40 Gy a la glándula submandibular eran los que tenían tumores pequeños (menos de cuatro centímetros de diámetro), por lo que tenían menos problemas de xerostomía después de un año.

“Si el tumor es más avanzado, mayor de cuatro centímetros o con los ganglios linfáticos contralaterales involucrados, la distancia del tumor a la glándula submandibular contralateral puede llegar a ser demasiado pequeña”, dijo el doctor Terhaard.

Según este experto, sus hallazgos conducen a una guía, que puede ser utilizada en la práctica clínica, sobre la dosis máxima recomendada de 40 Gy para la glándula submandibular. “También muestra que con las técnicas mejoradas, tales como la IMRT, se puede preservar mejor la glándula submandibular y las glándulas parótida “, concluyó.

Lea la noticia completa en Europa Press

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom