logo logo

Tras la huella del cáncer

Tras la huella del cáncer Cada cáncer tiene su propia seña de identidad. Algo así como su huella digital. La epigenética, la rama de la biología que estudia los cambios heredables en la función de los genes que no pueden explicarse por modificaciones en la secuencia del ADN (es decir, no son mutaciones), ha permitido constatar que a nivel epigenético no hay dos cánceres iguales. Un reciente estudio realizado por el grupo de Epigenética del Cáncer del HUCA y el Instituto Universitario Oncológico del Principado de Asturias (IUOPA) ha confirmado que cada tumor «tiene alterados genes específicos. Hay una huella epigenética asociada a cada tipo tumoral», señaló Agustín Fernández, de la Unidad de Epigenética del HUCA, que ayer ofreció una charla en el hospital en la que habló de la metilación del ADN y el cáncer.

Dicho experto resumió los proyectos relacionados con la epigenética del cáncer en los que ha venido trabajando durante los últimos años la Unidad que dirige el doctor Mario Fraga, y entre otros se refirió a un trabajo realizado sobre más de 1.600 muestras de pacientes, entre los que había representados más de 800 tumores primarios. «En ese trabajo concreto identificamos alteraciones epigenéticas específicas asociadas a cada tipo tumoral». Se confirmó la alteración epigenética de muchos genes concretos que otros grupos de investigación habían descrito previamente, pero, al analizar gran cantidad de tumores y genes al mismo tiempo, se pudo asignar una seña de identidad a cada tipo tumoral. El uso de esta huella epigenética la utilizaron con éxito en la identificación de metástasis de origen primario desconocido.

Dentro del campo de la biomedicina, precisó Fernández, la epigenética ha ido adquiriendo gran relevancia. La metilación del ADN (marcas químicas específicas sobre la secuencia del ADN) ha sido el mecanismo epigenético más estudiado. El equipo de Epigenética del HUCA-IUOPA lleva más de diez años trabajando en este campo. «La aparición de tecnologías de última generación nos permite hacer estudios epigenéticos exhaustivos en regiones del genoma inexploradas hasta ahora, y por ejemplo se ha encontrado un gran número de alteraciones en regiones que se consideraban como ADN basura».

La importancia de estos hallazgos es que facilitarán, en realidad ya lo hacen, el diseño de terapias cada vez más personalizadas y ajustadas a cada tumor. En la actualidad ya existen fármacos dirigidos a revertir las alteraciones epigenéticas y, entre ellos, destacan los agentes demetilantes de ADN. Según detalló Agustín Fernández, investigador asociado al programa Miguel Servet del Instituto Carlos III, en el HUCA se utilizan para combatir determinados tipos de leucemias y síndromes mielodisplásicos, también conocidos como preleucemias.

Lea la noticia completa en El Comercio Digital (Asturias)

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom