logo logo

Saber vivir con un diagnóstico cáncer en la familia

Saber vivir con un diagnóstico cáncer en la familia La mayor parte de los diagnósticos de cáncer que se realizan en España afectan a personas mayores de 50 años. Este artículo ofrece una serie de pautas para que tanto enfermos como familiares superen el golpe y se enfrenten con ánimo a la enfermedad.

El 4 de febrero se celebra anualmente el Día Mundial Contra el Cáncer. En nuestro país, la mayor parte de los casos se registran en personas mayores de 50 años, según datos facilitados a ACtitud50 por un portavoz de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Aunque la enfermedad suele asociarse con muerte, dolor y sufrimiento, la realidad es que los avances científicos están propiciando un notable aumento de la supervivencia. Vencer al cáncer es posible y también, enfrentarse al diagnóstico con ánimo y positivismo.

Dos buenos ejemplos de superación de la enfermedad y actitud positiva frente a ella son el de la cantante Luz Casal, de 54 años, y la modelo Sandra Ibarra, de 39. La primera ha sobrevivido a sendos cánceres de mama. La segunda, a dos leucemias. Ambas gozan hoy de una salud excelente y su ejemplo de lucha constante y positiva ha ayudado a miles de pacientes.

“La enfermedad no me ha quitado ninguna de mis cosas buenas y, en cuanto a las regulares, creo que las he suavizado un poco. Ahora, incluso, me considero mejor persona”, ha declarado Luz. Sandra, por su parte, asegura “pertenecer al equipo de los optimistas” pese a la dureza de los tratamientos recibidos. Ha creado una Fundación de solidaridad frente al cáncer, se siente “llena de salud” y se niega a “pensar que tengo cáncer cada vez que me duele algo”.

Aunque un diagnóstico de cáncer supone un impacto emocional muy fuerte, hay ciertas pautas que se pueden tomar para aminorar el golpe. Patrizia Bressanello, psicóloga de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), las ha explicado a ACtitud50. Son las siguientes:

No alarmarse por el bajón emocional que llega tras el diagnóstico. Llorar es normal y las lágrimas no deben reprimirse. Hay que pedir apoyo y ayuda psicológica en caso de que el malestar emocional se convierta en patológico y pueda acarrear una depresión.

Centrarse en el aquí y en el ahora. Un cáncer es una carrera de obstáculos y no se adelanta nada con querer saltarlos todos a la vez. Lo mejor es enfrentarse a cada etapa en su momento y dosificar las energías.

No permitir que la enfermedad ocupe el primer plano de nuestras vidas. Siempre que podamos, debemos realizar nuestras actividades cotidianas y retomar aquellas cosas que nos producen placer.

Decidir qué información deseamos tener sobre la enfermedad. Hay personas que quieren saberlo todo y otras que prefieren ignorarlo. En este sentido, el paciente tiene derecho a ser respetado, sea cual sea la postura que adopte. En el caso de los enfermos ávidos de información, la mejor fuente es el equipo médico que los atiende. El cáncer es un mal sobre el que existen muchos bulos.

Mantener siempre una buena alimentación y no perder el sueño. Aunque no se tengan ganas, hay que comer bien para enfrentarse con fuerza a los tratamientos. Si el enfermo tiene dificultades para conciliar el sueño, debe pedir ayuda a su médico para que le facilite algún medicamento que lo ayude a dormir sin interrupciones.
Además de los consejos destinados a los enfermos, la psicóloga de la Asociación Española contra el Cáncer ofrece las siguientes recomendaciones a sus familiares:

Que pregunten al enfermo cómo lo pueden ayudar, sin adoptar actitudes sobreprotectoras. Un paciente de cáncer no es un inútil. Se debe respetar su capacidad de decidir, sin agobiarlo con un exceso de protección.

Respetar el proceso emocional por el que pasa el enfermo y dejarlo expresar sus sentimientos con libertad. Si su deseo es llorar, no debemos intentar calmarlo.

No establecer comparaciones ni hacer paralelismos con lo que le sucedió a un amigo o un vecino. Cada cáncer es distinto y en cada persona se manifiesta de una forma diferente.

No imponer la ayuda, sino sugerirla u ofrecerla. Por citar un ejemplo, no debemos llamar al paciente todos los días, sino preguntarle cuándo desea que lo hagamos y actuar en consecuencia.

La AECC dispone de un servicio Infocáncer con un teléfono gratuito de cobertura nacional. Es el 900 100 036 y está atendido por un equipo multidisciplinar compuesto por médicos, psicólogos y trabajadores sociales.

Lea la noticia completa en Actitud50

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom