logo logo

Mamografías. Qué piensan las mujeres?

Mamografías. Qué piensan las mujeres? Desde hace años se discute sobre la utilidad de las mamografías para la detección precoz del cáncer de mama, pero se trata de discusiones médicas, en la que las opiniones de las mujeres no son tomadas en cuenta. Acaba de publicarse (BMJ) un estudio hecho en Australia, que considera esta dimensión.

Los recelos sobre la mamografía provienen de que utiliza rayos X, que tienen un potencial cancerígeno, y además producen diagnósticos falsos positivos, que llevan a tratamientos innecesarios.

Salomónicamente, y hasta que se disponga de mayores datos, el Instituto Nacional del Cáncer de Argentina recomienda hacerla cada dos años a las mujeres entre 50 y 70 años, y dejar librado al criterio médico otras indicaciones, aunque las sociedades científicas del ramo, recomiendan iniciarla en forma sistemática a toda mujer, desde los 40, y una vez por año.

El Instituto Nacional del Cáncer tiene asimismo en marcha un programa de control de calidad de las mamografías, puesto que el porcentaje de falsos positivos, y negativos, está ligado a la formación de los observadores, equipos utilizados, etc.

El concepto de falso positivo o negativo es de difícil comprensión para el lego, y aún el estudiante de medicina, que lo asimilan a “examen mal hecho”, cuando se trata de algo distinto, inherente a la capacidad de los métodos utilizados. De este modo el que el bebé fallecido ayer en Sáenz Peña fuera positivo para dengue para las pruebas de laboratorio que se utilizaron en el hospital, no implica que tuviera dengue, porque podría tratarse de otros virus que la prueba utilizada no puede diferenciar, y es por eso que se esperaran otras pruebas más especificas que no se hacen en la provincia.

Cuando alguien se “engripa”, decenas de virus podrían estar implicados, no solo el de la gripe, y diferenciarlos no tiene de todos modos interés para el tratamiento. Si se hace, es por interés epidemiológico, y no clínico.

Una tumoración en el cuello podría ser un cáncer de tiroides, pero también muchas otras cosas. Una punción y estudio de las células extraídas mostró que eran cancerosas, pero luego de extirpada la tiroides se vió que era normal, y esto le ocurrió hace poco más de un año a la presidente de la republica. La punción biopsia resultó falso positiva, con una consecuencia grave. Deberá tomar de por vida la hormona que produce la glándula tiroides, con ajuste periódico de la dosis mediante laboratorio.

Una universidad australiana reclutó 50 mujeres entre 40 y 70 años, de diversos estratos educacionales, y mediante la técnica de grupos focales, les pidió analizar el tema mamografías, y sacar conclusiones.

Como era esperable casi ninguna conocía los problemas de la mamografía, puesto que la publicidad o educación sanitaria sobre el tema, raramente la menciona, del mismo modo que es raro que se mencionen efectos adversos de medicamentos que se indican, y que aunque están señalados en el prospecto, el paciente muy raramente lee, y menos aún entiende en caso de leerlos. La terminología médica es de difícil comprensión para el lego, y simplificarla muchas veces lleva a errores de interpretación.

Sin embargo luego de explicada las mujeres australianas comprendieron de qué se trataba, incluyendo la decisión que tomarían ante diversas chances de falso positivo.

Algunas mujeres concluyeron que debía utilizarse el examen con más prudencia, y otras, que siempre valdría la pena hacerlo, aún corriendo el riesgo de falso positivo, y tratamiento innecesario, lo que otros estudios han mostrado es la posición médica usual, más vale hacer daño haciendo, que hacer daño por no hacer. El exceso en el uso de antibióticos tiene esa base, con una grave consecuencia, muchos ya no sirven porque porque los microbios, ante el bombardeo, han desarrollado resistencia. Eso lo podemos saber desde que Darwin enunció su teoría, pero pocos entienden para qué sirve Darwin en la medicina, o el teorema de Pitágoras a un albañil, que sin embargo lo usa varias veces al día, aunque nunca lo haya estudiado.

Una evaluación hecha hace pocos años en Estados Unidos, mostró que mueren allí varios cientos de miles de personas por año, por esta preferencia del hacer, aunque no haga falta, lo que llamamos iatrogenia, término griego, que viene desde el nacimiento de la medicina, puesto los primeros médicos ya se dieron cuenta de ello, en épocas en que la medicina aún no podía curar a casi nadie.

Presidentes de los Estados Unidos, como Lincoln, o Washington murieron en parte por iatrogenia, puesto que las personas importantes están más expuestas a esto que la gente común. “Se les dá con todo”, se dice en la jerga.

En el último siglo, sin embargo la capacidad de la medicina para curar aumentó notablemente, pero es claro que al mismo tiempo aumentó su capacidad para dañar, y esto coincidió con la aparición de la sociedad de consumo, que liga el bienestar a la capacidad de consumo, de modo que es lógico que la gente piense que más mamografías es mejor, del mismo modo que piensa que dos TV es mejor que uno, o un TV de pantalla más grande mejor que uno de pantalla mas chica, y que tomar gaseosa es mejor que tomar agua, o leche fortificada es mejor que leche común. La regla general es que más, y más caro es mejor.

La medicina no sabe como salir de esta trampa, (en caso que quiera salir), que existe aún en los países donde la medicina no es un negocio, sino un servicio público gratuito, y es claro que investigaciones como ésta, ayudarán a comprender mejor el fenómeno y actuar en forma razonable, para que la medicina no sea una Némesis, la diosa griega que castigaba la vanidad de los hombres, usando para ello lo mismo que los envanecía.

Némesis Médica, un texto sociológico de los años 70, que causó gran sensación en su momento, al acusar a la medicina de ser la peor enfermedad que azotaba a la humanidad, ha sido reevaluada recientemente, y se vió que era exagerada. No es la peor. En Estados Unidos es sólo la tercer causa de muerte, según el estudio antes citado, y tampoco se trata de atacar la tecnología medica, o no ir al medico, sino de usarla razonablemente, cosa difícil si la sociedad de consumo está instalada, y la medicina es un negocio para empresas y profesionales del ramo, que usan sus productos.

Alfredo Zurita

Profesor Titular de Salud Pública

Facultad de Medicina

UNNE

Lea la noticia completa en Datachaco.com

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom