logo logo

Mamografía. La Madre de todas las Batallas?

Mamografía. La Madre de todas las Batallas? Los que se inclinan por más mamografías comenzando más pronto, están preocupados por la creciente incidencia y letalidad el cáncer de mama, y acaban de recibir un espaldarazo de ciertos datos (JAMA) que indicarían aumento de la incidencia en mujeres muy jóvenes en Estados Unidos, superior al incremento general, aunque estos datos son aún muy preliminares. Es posible también que al ser su medio de vida, se deslicen algunos sesgos en la valoración de la utilidad, lo cual es lógico, aunque ello también depende de otros factores no necesariamente económicos.

Los que se inclinan por menos mamografías, empezando más tarde, o abandonarlas totalmente, están preocupados por el potencial cancerigeno de los rayos X sobre tejido muy activo, (el caso de las mujeres jóvenes), y el sobrediagnóstico, es decir los falsos positivos que llevan a exámenes cruentos y mastectomías innecesarias.

Los falsos positivos a su vez están influídos a su vez por el tipo de equipos utilizados. Un estudio francés revela que la tecnología de algunos equipos produce el doble de falsos positivos que otros, en tanto que en Argentina preocupa el entrenamiento de los lectores de las mamografías (INC).

Un estudio que acaba de publicarse (NEJM) revela que consultados los expertos disponibles a ambos lados del Atlántico los europeos son menos favorables a las mamografías que los latinoamericanos, y he visto muchos especialistas argentinos que aparecen por TV, a favor de comenzar a los 35, aduciendo que la epidemiología del cáncer es distinta en Argentina a la de los países donde se han hecho los estudios que van en contra de los beneficios, aunque en Argentina los estudios de epidemiología del cáncer de mama son escasos.

Por otra parte ya se visualiza en los países desarrollados que el cáncer de pulmón está igualando y superando el cáncer de mama, sobre todo en mujeres jóvenes, producto a su vez de la “liberación” femenina, que no solo introdujo esta costumbre en las mujeres, sino que también, con la píldora, permitió reducir el numero de hijos, mediante manejo hormonal, siendo el cáncer de mama hormono dependiente, del mismo modo que el de próstata lo es de las hormonas masculinas. La píldora, y el fumar fueron los símbolos de la liberación femenina en los 60. Ahora se comienza a pagar el precio en cáncer de pulmón, lo de cáncer de mama es más oscuro en causalidad, y lo único cierto es que aumenta con el desarrollo socioeconómico, siendo Bélgica el país con mayor incidencia, en tanto es más raro en los países muy pobres, donde predomina el cáncer de cuello de útero, diferencia que también se observa en Argentina entre provincias ricas y pobres.

Eclécticamente, y considerando todo lo anterior, el Instituto Nacional del Cáncer, recomienda la mamografía cada 2 años a partir de los 50 y hasta los 70.

Pero qué piensan las mujeres?. Un estudio en Australia, que acaba de ser publicado, (BMJ), revela que las mujeres, de variado nivel educativo declaran no saber nada de todas estas polémicas cuando se les indica una mamografía, aunque entienden rápidamente las implicancias, derivadas del teorema de Bayes, y en la discusión posterior algunas se inclinan por valorar más bien los aspectos positivos que los negativos, y otras al contrario.

Sí se sabe que son necesarias 2.000 mamografías para detectar un cáncer en estadio precoz, y tratarlo, puesto que aunque la mayoría no evolucionarán, por ahora no es posible saber cual evolucionará, y se los trata a todos.

Como 1 caso cada 2.000 personas (7 %?) es la frecuencia que se nos informa tienen las denominadas enfermedades raras, objeto de un próximo congreso, y es probable que muchas de estas enfermedades puedan también beneficiarse de un diagnóstico precoz, al haber unas 6.000 enfermedades raras, podemos imaginar la gran cantidad de pruebas de diagnóstico precoz que se irán creando, y los miles de médicos y otros profesionales que serán necesarios, para lo cual no solo habrá que crear una nueva carrera de medicina en Sáenz Peña, para paliar el déficit de médicos en esa localidad, sino en cada una donde falten, aunque al haber ya extensiones áulicas en muchas localidades que simpatizan, no será tan difícil hacerlo, y quizás hasta se creen carreras de enfermería, más necesarias, pero menos demandadas.

Por eso la mamografía será la madre de todas las batallas. Si los que sostienen “más es mejor” ganan, el campo será orégano, sino las cosas se pondrán más complicadas, pero una batalla no es la guerra, y aunque la batalla de la hipertensión aún no ha finalizado, (12/8?, 14/9?) esa guerra se perdió pues los valores “normales” de colesterol y otros químicos en sangre se impusieron, y todo el mundo toma ahora uno o mas comprimidos para equilibrar algo para lo cual la naturaleza no es suficiente, y debe ser apoyada por la industria farmacéutica, algo tan próspero, que de las 15 personas más ricas de Argentina, dos son empresarios farmacéuticos, lo que anima a algunas universidades y laboratorios estatales a entrar en el negocio, para abaratar costos, claro.

Alfredo Zurita

Profesor Titular de Salud Pública

Facultad de Medicina

UNNE

Lea la noticia completa en Datachaco.com

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom