logo logo

La quimioterapia agrava a los pacientes débiles

La quimioterapia agrava a los pacientes débiles Un paciente débil no puede recibir quimioterapia. Si sufre patologías debilitantes, si sus niveles inmunológicos están por debajo de lo conveniente o si padece infecciones, por ejemplo, no se le puede aplicar un tratamiento tan agresivo.

Nelson Álvarez, médico intensivista e internista, explica que puede resultar contraproducente aplicar quimioterapia a un paciente que está en terapia intensiva o apenas la está superando. “Es difícil que mejore el paciente. Podría resultar peor el remedio que la enfermedad”, expresó.

En un paciente sin complicaciones adicionales al cáncer, es difícil que la quimioterapia provoque graves efectos adversos. Sin embargo, si el paciente está debilitado por cualquier otra razón, los efectos secundarios se potencian. “Se requiere de mucha prudencia”, explica Álvarez.

La quimioterapia, que es un tratamiento intenso de amplia acción en el organismo, puede deteriorar los órganos blandos. Si el paciente sufre de insuficiencia renal, provocada por un exceso de antibióticos, por ejemplo, sus riñones pueden sufrir aún más. Lo mismo ocurre con los pulmones si la insuficiencia es de tipo respiratorio.

Por otra parte, el protocolo médico indica que la quimioterapia tiene determinados ciclos y es contraproducente aplicarlos en exceso.

En caso que la metástasis esté muy expandida, y que ya no sea posible revertirla, lo recomendable es la aplicación de cuidados paliativos, para ofrecerle al paciente la mejor calidad de vida posible. Esto suele fundamentarse en el suministro de medicamentos de tipo opioide para calmar los dolores y en la creación de un ambiente tranquilo y de afecto familiar.

Los efectos más comunes

Este tratamiento oncológico provoca efectos colaterales que, si la persona no se complica particularmente, pueden ser controlados y revertidos.

En el torrente sanguíneo -que es la principal vía de la quimioterapia-, disminuyen los niveles de glóbulos blancos, plaquetas y hemoglobina, lo que los hace susceptibles a contraer enfermedades contagiosas. Por eso empeora un paciente con bajas defensas que es sometido a quimioterapia. Ese desequilibrio en los valores sanguíneos puede generar, a su vez, debilidad, fatiga, poco apetito, mareos y cambios de humor.

La aparición de mucositis en la boca es frecuente. Aparecen lesiones en la mucosa de la boca que suelen desaparecer con sustancias tópicas. La quimioterapia también puede desordenar el sistema digestivo, causando diarrea o, por el contrario, estreñimiento, que el médico tratante controla sin muchos problemas.

Lea la noticia completa en El Universal (Venezuela)

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom