logo logo

La OMS alerta de que habrá más casos de cáncer cerca de Fukushima

La OMS alerta de que habrá más casos de cáncer cerca de Fukushima Los habitantes de las zonas más cercanas a la central nuclear de Fukushima 1, que fue destruida por el terremoto y el tsunami que devastaron la costa noreste de Japón el 11 de marzo de 2011, tienen mayor riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer, según asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe hecho público este jueves. Fuera de estos lugares, no se prevé un alza de casos de la enfermedad.

El estudio afirma que, en un radio de 20 kilómetros alrededor de la planta, el riesgo de sufrir cáncer de tiroides a lo largo de la vida entre las niñas que resultaron expuestas a la radiación se prevé que sea del 1,25%, cuando en condiciones normales en esta parte de Japón es del 0,75%. Es decir, el riesgo ahora es un 70% mayor. El yodo radiactivo liberado en los accidentes atómicos tiende a acumularse en las glándulas tiroideas, especialmente en los menores. La posibilidad de que las niñas afectadas “en los lugares más contaminados” desarrollen en el futuro cáncer de mama y los niños, leucemia también ha aumentado, aunque en menor medida -un 6% y un 7%, respectivamente-, según la OMS.

“La mayor preocupación identificada en este informe tiene que ver con los riesgos específicos de cáncer relacionados con ubicaciones particulares y factores demográficos”, señala Maria Neira, directora de salud pública y medioambiente de la organización, en un comunicado. “Un desglose de los datos, según edad, género y proximidad a la planta nuclear, muestra un riesgo mayor de cáncer para aquellas personas situadas en las partes más contaminadas. Fuera de estos lugares -incluso en zonas dentro de la prefectura de Fukushima-, no se espera que se registre un incremento perceptible de la incidencia de cáncer”.

La OMS asegura que no cree que la radiación escapada de la central cause un aumento de abortos u otros problemas físicos y mentales en niños nacidos después del accidente. El informe, realizado por un grupo de expertos internacionales, señala que, para la población general dentro y fuera de Japón, los potenciales riesgos sanitarios derivados del desastre atómico “son bajos” y “no se prevén incrementos perceptibles de tasas de cáncer por encima de lo normal”, pero advierte que un tercio de los trabajadores que lucharon para estabilizar la central tras las explosiones de los reactores tendrá que hacer frente a “un riesgo mayor” de padecer cáncer. El organismo sanitario advierte que, en cualquier caso, será necesario realizar un seguimiento en profundidad del impacto de la catástrofe nuclear en la salud de la población durante muchos años.

El terremoto de magnitud 9 en la escala Richter y el consiguiente maremoto mataron a unas 19.000 personas -ninguna de ellas, por la radiación- y dañaron gravemente la central atómica de Fukushima, cuyos reactores se fundieron en parte y dejaron escapar radiación, lo que obligó a desalojar a unas 110.000 personas de los alrededores. Se trató del peor desastre atómico que ha sufrido el mundo desde el de Chernóbil, en la entonces Unión Soviética, en 1986.

Lea la noticia completa en El País.com (España)

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom