logo logo

Investigan el uso de la bacteria listeria contra el cáncer de páncreas metastásico

Investigan el uso de la bacteria listeria contra el cáncer de páncreas metastásico Investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein de la Universidad de Yeshiva, en Nueva York (Estados Unidos), han desarrollado una terapia para el cáncer de páncreas que utiliza la bacteria listeria, que infecta selectivamente las células tumorales y les entregan los radioisótopos. El tratamiento experimental redujo drásticamente el número de metástasis (cánceres que se han extendido a otras partes del cuerpo) en un modelo de ratón con tumor de páncreas altamente agresivo sin dañar el tejido sano, según los resultados de la investigación, publicados en la edición digital de ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

“Nos alienta saber que hemos sido capaces de lograr una reducción del 90 por ciento de las metástasis en nuestra primera ronda de experimentos”, destacó uno de los autores, Claudia Gravekamp, profesora asociada de Microbiología e Inmunología en Einstein que estudia nuevos enfoques para el tratamiento del cáncer metastásico. “Con nuevas mejoras, nuestro enfoque tiene el potencial para iniciar una nueva era en el tratamiento de cáncer de páncreas metastásico”, aseguró.

El cáncer de páncreas es uno de los más letales, con una tasa de supervivencia a cinco años en sólo el 4 por ciento. El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos predice que este año, se diagnosticarán 45.220 nuevos casos de cáncer de páncreas y 38.460 personas morirán de la enfermedad.

El cáncer de páncreas confinado al propio órgano puede tratarse con cirugía, pero el cáncer pancreático temprano es difícil de detectar, ya que rara vez produce signos o síntomas perceptibles. La mayoría de los casos de cáncer de páncreas se diagnostican sólo después de que éste se haya diseminado (metástasis), que por lo general resulta en ictericia, dolor, pérdida de peso y fatiga, pero no existe una cura y el tratamiento se centra principalmente en la mejora de la calidad de vida.

Hace varios años, los científicos observaron que una forma atenuada (debilitada) de Listeria monocytogenes, que en su forma salvaje es capaz de provocar enfermedades transmitidas por los alimentos, sobre todo en personas inmunodeprimidas, puede infectar a las células cancerosas, pero no a las normales. En un estudio de 2009, Gravekamp descubrió la razón: el microambiente del tumor suprime la respuesta inmune del cuerpo, permitiendo que la Listeria sobreviva en el interior de los tumores, mientras que las bacterias debilitadas se eliminan rápidamente en tejidos normales.

Los científicos mostraron después que la Listeria se podría aprovechar para llevar un medicamento contra el cáncer de las células tumorales en cultivos de laboratorio, pero este concepto no ha sido probado en un modelo animal. Estos hallazgos llevaron al doctor Gravekamp a investigar las interacciones de la Listeria en los tumores y cómo podría ser utilizada para atacar las células cancerosas.

La idea de unir radioisótopos (de uso común en el tratamiento del cáncer) para Listeria fue sugerida por Ekaterina Dadachova, profesora de Radiología, Microbiología e Inmunología en Einstein y coatura principal del artículo, así como miembro de la Facultad Académica en Investigación del Cáncer Sylvia y Robert S. Olnick. En las radioinmunoterapias, los radioisótopos se unen a los anticuerpos para atacar selectivamente a las células, incluyendo las cancerosas, los microbios o células infectadas por el VIH, y cuando los anticuerpos se unen a los antígenos, los radioisótopos que emiten radiación matan selectivamente las células.

Trabajando juntos, Gravekamp y Dadachova acoplaron un isótopo radiactivo llamado renio a la bacteria Listeria debilitado. “Elegimos renio porque emite partículas beta, que son muy eficaces en el tratamiento del cáncer –explicó Dadachova–. Además, renio tiene una vida media de 17 horas, por lo que se elimina del cuerpo de forma relativamente rápida, minimizando el daño al tejido sano”.

Se dio a ratones con cáncer de páncreas metastásico inyecciones intra-abdominales de Listeria radiactiva una vez al día durante siete días, seguida de un periodo de siete días “de descanso” y cuatro inyecciones diarias adicionales de las bacterias radiactivas. Después de 21 días, los científicos analizaron la metástasis en los ratones y vieron que se había reducido en un 90 por ciento en comparación con los controles no tratados. Además, esta terapia se había concentrado en la metástasis y en menor medida en los tumores primarios, pero no en los tejidos sanos, y los ratones tratados no sufieron ningún efecto negativo.

El tratamiento puede tener el potencial de eliminar un porcentaje aún mayor de metástasis. “Paramos el experimento a los 21 días porque es cuando los ratones de control comienzan a morir. Nuestro próximo paso es evaluar si el tratamiento afecta a la supervivencia de los animales”, añade la doctora Dadachova, mientras Gravekamp afirma: “En este punto, podemos decir que tenemos una terapia que es muy eficaz para reducir la metástasis en ratones”.

Los investigadores tienen como objetivo eliminar el cien por cien de las metástasis, ya que cada célula de cáncer que se queda potencialmente puede formar nuevos tumores. Así, esperan que el tratamiento se pueda mejorar mediante el ajuste de la pauta y el uso de dosis más altas de radiación, pero mientras tanto, Einstein ha presentado una solicitud de patente relacionada con esta investigación que está disponible para la concesión de licencias a los socios interesados ??en el desarrollo y comercialización de esta tecnología.

Lea la noticia completa en Europa Press

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom