logo logo

Hallado un mecanismo con el que la obesidad provoca cáncer

Hallado un mecanismo con el que la obesidad provoca cáncer Investigadores japoneses sugieren, con un estudio en ratones, que con una dieta rica en grasas las bacterias de nuestros intestinos producen sustancias cancerígenas.

Simplificando, cada vez que una persona se sienta a la mesa lo que hace es dar de comer a las bacterias que viven en el zoológico de sus tripas. Y algunas de ellas, como Clostrididum sordellii, disfrutan cuando el comensal elige alimentos como mantequilla, panceta o foie gras. Esta bacteria es una fábrica de ácido desoxicólico, una sustancia implicada en el desarrollo de cáncer de colon, el cuarto tipo de cáncer más común en hombres y mujeres.

“Mi consejo es evitar alimentos ricos en grasas y, en general, no comer mucho”, explicaba hoy antes de su hora de cenar el japonés Eiji Hara. Es, más o menos, lo mismo que aconsejaba su compatriota Jiroemon Kimura, un hombre nacido en 1897 que murió el pasado 12 de junio a los 116 años. Pero el de Eiji Hara no es un consejo basado en la experiencia personal, sino en la ciencia. Hara acaba de mostrar en ratones un mecanismo que hace que una dieta rica en grasas aumente el riesgo de sufrir un cáncer de hígado.

En un mundo en el que hay 500 millones de obesos y otros 1.400 millones de personas con sobrepeso, según datos de Naciones Unidas, los hallazgos de Hara son muy relevantes. El vínculo entre la obesidad y el cáncer está sometido a estudio desde hace años. Los epidemiólogos han detectado que los gordos sufren más casos de cáncer de mama, de colon, de páncreas, de riñón, de esófago y de útero. Sin embargo, los mecanismos detrás de este hecho no están claros.

Tejidos humanos

El estudio de Hara, investigador de la Fundación Japonesa para la Investigación del Cáncer, muestra que una dieta rica en grasas modifica las colonias de bacterias del intestino de los ratones, provocando un aumento de la producción de ácido desoxicólico, una sustancia que daña el libro de instrucciones de un ser vivo, el ADN, y puede iniciar un tumor maligno. Además, el ácido desoxicólico induce la secreción de unas proteínas, las citoquinas, que favorecen la inflamación y el desarrollo de un cáncer de hígado…

Lea la noticia completa en Materia

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom