logo logo

Gen ayuda a entender la metástasis

Gen ayuda a entender la metástasis Este gen, conocido por su papel durante el desarrollo embrionario y denominado “Prrx1″, fue caracterizado por un equipo dirigido por Ángela Nieto en un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España y la Universidad Miguel Hernández de Elche (este).

Nieto relató que lleva años tratando de describir los mecanismos que dan origen a la metástasis a partir del movimiento de las células tumorales (lo que se conoce como “transición epitelio-mesenquimal” o TEM).

Estas células se desprenden del carcinoma inicial y provocan el desarrollo del cáncer en otra parte del cuerpo con resultados a menudo mortales.

El avance ha sido publicado en la revista científica internacional “Cancer Cell”, y ha sido objeto de interés en Nature, que lo califica de “emocionante capítulo en la comprensión de la metástasis”.

A partir del conocimiento de que las células tumorales “viajeras” portan un gen llamado “snail” (caracol en inglés), el equipo de Nieto descubrió el “componente adicional” del “Prrx1″ que, igual que el anterior, conlleva movilidad.

Sin embargo, el “Prrx1″ tiene el añadido de que, cuando se apaga, la célula deja de moverse y pasa a activar unas propiedades similares a las de las células madre que los expertos consideran “iniciadoras de tumores y que hacen que aún sea más eficiente la formación de la metástasis”.

Nieto apuntó que ahora el reto es determinar cuáles son las señales que hacen “apagar” estos nuevos genes (lo que a su vez crea las metástasis), con el fin de diseñar una terapia específica que impida este proceso sin otros efectos secundarios.

Hasta ahora se pensaba que bloqueando el movimiento celular se reduciría el riesgo de metástasis, pero los últimos estudios constatan que las primeras células cancerosas salen del carcinoma incluso antes de que haya capacidad real para detectar el cáncer.

Por ello, bloquear el movimiento cuando la realidad es que las células ya circulan sólo consigue el efecto contrario al deseado y favorece la aparición de metástasis.

Según Nieto, hay que “pensar completamente distinto a como se hacía hasta antes de este trabajo” de cara a un futuro tratamiento, hay que evitar atacar esa movilidad de las células tumorales (TEM) ya que es imposible evitar que estén circulando en un paciente con cáncer y, además, porque mientras estén desplazándose “no son peligrosas”.

Lea la noticia completa en Esmas.com

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom