logo logo

El cáncer de ovario es poco común pero agresivo

El cáncer de ovario es poco común pero agresivo Dolor abdominal tipo cólico, aumento del abdomen o distensión abdominal, disminución del apetito, cambios en los hábitos intestinales, problemas urinarios. Estos síntomas suelen ser causados por múltiples patologías, desde una mala digestión hasta un proceso inflamatorio intestinal. Pero también pueden ser señales de que se tiene un cáncer de ovario.

José María del Campo, oncólogo y vicepresidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario, explica que la amplitud de los síntomas descritos anteriormente hacen que este tipo de cáncer tenga manifestaciones inespecíficas y, por ello, se diagnostica tarde en 75% de las pacientes.

De hecho, las mujeres acuden a los gastroenterólogos y ellos son los que las refieren a un cirujano oncólogo o a un ginecólogo oncólogo, informó Marko Rezic, médico adjunto de ginecología oncológica del Servicio Oncológico Hospitalario del Ivss (antiguo hospital Padre Machado).

Ambos especialistas aclaran que el cáncer de ovario es poco frecuente. Por ejemplo, a escala mundial las estadísticas indican que por cada 10 casos de cáncer de mama hay uno de ovario, indicó Del Campo. En Venezuela es el tercer cáncer ginecológico, después del de cuello uterino y endometrio, señaló Rezic.

Por su diagnóstico tardío tiene alta mortalidad. Luego de que la paciente recibe tratamiento, la mayoría fallece en los primeros 5 años. La sobrevida (personas que sobreviven) después de ese lapso es de 30% a 45%. Es decir, mueren entre 55 y 70 mujeres de cada 100. “La difícil curación es consecuencia del diagnóstico tardío, pero eso no se debe a la falta de control de la mujer ni a un error del médico, sino a que el cáncer se origina en una zona donde puede crecer libremente, sin crear problemas, sin signos ni síntomas, y cuando surgen esos signos y síntomas es porque está avanzado”, comentó Del Campo.

Particularidades. La mayor incidencia del cáncer de ovario ocurre en las venezolanas que tienen entre 50 y 59 años de edad. Después de los 50 años aumenta el riesgo e, incluso, se ven casos en señoras de 70 u 80 años. Hay un tipo llamado cáncer germinal de ovario, muy poco frecuente, que se ve en menores de 30 años, informó Rezic.

Pero el más común (95% de los casos), es el cáncer epitelial de ovario. En este se han descrito factores de riesgo como el tener más de un familiar con cáncer de ovario o mama, que se lo hayan diagnosticado antes de los 40, no haber tenido embarazos, infertilidad o antecedentes de endometriosis. “Pero el riesgo genético es en pocas mujeres, no pasa de 15%”, precisó.
A las dificultades se suma la inexistencia de un método de pesquisa temprana, por la ubicación de los órganos afectados.

El tratamiento general, una vez hecho el diagnóstico, es hacer una cirugía para retirar la mayor cantidad del tumor, lo que implica remover útero, ovario, y a veces, segmentos del colon e intestino delgado, “porque suele diseminarse por toda la cavidad abdominal en la mayoría de los casos”, señaló. Luego se indica quimioterapia. Del Campo precisó que si la cirugía no es factible, se invierte el orden, comenzado con quimioterapia.

La recomendación de los especialistas es hacerse el control ginecológico anual (la citología y un ultrasonido pélvico transvaginal cada año); en caso de tener antecedentes familiares, acudir a una consulta genética, y “que los ginecólogos extremen en lo posible las exploraciones que realizan para intentar detectar algún caso más. En cualquier país las estadísticas son iguales, sea rico o pobre, 75% se diagnostica en fases avanzadas”, recalcó el oncólogo.

Lea la noticia completa en

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom