logo logo

Combinación de fármacos frena metástasis de cáncer cerebral

Combinación de fármacos frena metástasis de cáncer cerebral El bevacizumab, conocida como Avastin, es muy utilizada en terapias contra diversos tipos de cáncer. El segundo fármaco, aquel con que la combinaron, es dasatinib ARCHIVO

En la unión está la fuerza. A veces, esta sentencia también aplica, perfectamente, al combate contra el cáncer.

Así lo constataron científicos de la Clínica Mayo de Jacksonville, al observar los efectos de la unión de dos fármacos en tumores cerebrales. Uno de ellos ya se usaba en el tratamiento contra el glioblastoma multiforme, tipo de cáncer cerebral, pero con efectos poco exitosos.

Esta droga es bevacizumab, más conocida por su nombre comercial, Avastin, muy utilizada en terapias contra diversos tipos de cáncer. El segundo fármaco, aquel con que la combinaron, es dasatinib que se emplea contra el cáncer de sangre. Juntas detienen la diseminación letal.

El Avastin se aplicaba contra el glioblastoma multiforme y lograba reducirlos. Sin embargo, a mediano plazo, reaparecían extendidos por el cerebro. Al combinarse con dasatinib, esto se detiene.

Los investigadores de la Clínica Mayo determinaron por qué se expandía el tumor cuando sólo se trataba con Avastin. Los descubrimientos, basados en un estudio con animales, se encuentran publicados en Plos One. Basados en estos resultados, la Clínica Mayo dirige un estudio clínico fase I para probar la combinación de bevacizumab y dasatinib en pacientes con glioblastoma cuyas otras terapias hayan fallado.

“Estamos muy animados. Este descubrimiento podría beneficiar a muchos pacientes con cáncer”, dijo Panos Anastasiadis, jefe de Biología del Cáncer de la Clínica Mayo.

Una de las conclusiones a las que llegó Anastasiadis es que el asunto de la agresividad inducida del bevacizumab no se limita sólo al cáncer de cerebro. “Mientras Avastin ofrece claro beneficio a algunos pacientes, los oncólogos han notado que cuando otros cánceres reaparecen luego del uso de Avastin, adquieren una forma agresiva e invasiva”, dice.

El equipo descubrió que conforme los tumores se ponen más agresivos después del uso de bevacizumab en ratones, los cánceres comienzan a inducir a una familia de kinasas conocidas como Src, que activan proteínas en el borde de los tumores cerebrales. Estas proteínas “entregan” a las células tumorales “piernas” que las ayudan a moverse y encontrar nueva fuente de nutrición.

“Las drogas antiangiogénesis como Avastin privan a las células cancerosas de los nutrientes de la sangre y los tumores inicialmente se reducen, pero creemos que esta privación activa proteínas que ayudan a las células cancerosas a emigrar a otras partes del cerebro en búsqueda de sangre”, dice. En resumen, si Avastin no permite a un tumor producir nuevos vasos sanguíneos para alimentarse, el tumor se moverá a otros vasos sanguíneos.

Dasatinib, por su parte, inhibe a las kinasas Src. Al usarlo junto con Avastin se redujeron los tumores y se bloqueó cualquier diseminación. “Si bloqueas esa emigración, las células están forzadas a quedarse juntas y tal vez morir por una falta de nutrición”, agregó. GCH

Lea la noticia completa en El Universal (Venezuela)

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom