logo logo

Científicos de La Rioja buscan en los hongos propiedades contra el cáncer

Científicos de La Rioja buscan en los hongos propiedades contra el cáncer Desde hace miles de años, los hongos han sido utilizados por nuestros ancestros para curar y prevenir enfermedades, pero desde hace una treintena de años existen investigaciones que apuntan que algunos de sus compuestos poseen las propiedades necesarias para combatir algunos tipos de cáncer.

Con el objeto de comprobar la veracidad de esta tesis, un grupo de científicos, comandado por Vanessa Grifoll y Marcos Vilariño, investiga nuevos compuestos anticancerígenos en los hongos comestibles que se cultivan en La Rioja para que a partir de ellos se puedan desarrollar medicamentos contra el cáncer.

El proyecto tiene un coste de 177.000 euros -financiados a través de la Unión Europea y el Gobierno autonómico- y se desarrolla en el Centro Tecnológico del Champiñón (CTICH) de Autol, en colaboración con el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR). Con este estudio, cuya duración es de aproximadamente tres años, ambos organismos pretenden contribuir al auge que existe por los hongos como fuente de salud y desean que estas aportaciones en el campo de la investigación puedan suponer avances en la lucha contra el cáncer.

Una terapia alternativa

El proyecto del CTICH y el CIBIR se centra en la extracción de compuestos bioactivos -con actividad biológica dentro del organismo- capaces de presentar una actividad anticancerígena y que puedan suponer una alternativa o complemento a los tratamientos contra el cáncer.
Para tal fin, en una primera fase se han obtenido extractos crudos de las especies de hongo cultivadas en La Rioja, principal productora del champión en España. Se ha comprobado que todas contienen principios activos contra el cáncer de pulmón.
Entre las especies analizadas están el champiñón común, los hongos cultivados y el shiitake y, en una segunda fase, se procederá al fraccionamiento de los extractos y a su posterior purificación con técnicas específicas para tal fin. Según palabras de Vilariño, se están obteniendo «pequeños resultados muy interesantes en líneas celulares comerciales del pulmón».
Una vez finalizadas las dos primeras fases, el siguiente paso es confirmar mediante la aplicación sobre animales que esos principios activos son eficientes.
«Muchas veces, el primer compuesto que se encuentra no es útil directamente para el objetivo final, pero sí da a los químicos la posibilidad de hacer toda una familia de compuestos alrededor de una molécula e identificar una que tenga propiedades que se puedan llevar a la clínica», añade.
Por su parte, Vanessa Grifoll indica que el CTICH inició esta investigación partiendo de la premisa de la existencia de estudios que aseguran las propiedades anticancerígenas de ciertos hongos, así como que el hallazgo de nuevos compuestos en la lucha contra el cáncer supondría un gran avance en el campo de la medicina.

Quién sabe si, después de tanto buscar la solución a una de las grandes lacras del siglo XX, esta ha estado desde hace siglos al alcance de nuestra vista.

Lea la noticia completa en El Correo

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom