logo logo

Cáncer de vejiga, tumor indoloro

Cáncer de vejiga, tumor indoloro Cuando hablamos de los cánceres tratados en el campo de la urología se tiende a centrar la atención en el cáncer de próstata, olvidando otro tipo de tumor que afecta a un 4% de la población española, el cáncer de vejiga.

¿CÓMO SUELE PRESENTARSE?

Son dos los síntomas que cuentan los pacientes cuando vienen a la consulta de urología. El primero y más frecuente es la hematuria que significa la presencia de sangre en la orina. La historia típica es la del paciente que relata como un día, al orinar, observa que el color de la orina ha cambiado, siendo este rosáceo, oscuro (color coca cola) o bien sangre roja, llamándole la atención que no tiene dolor, quizás un poco de escozor, ni ninguna otra sintomatología.

Habitualmente la sangre en la orina desaparece tras la segunda o tercera micción, pensando el paciente, incluso el médico de urgencias, que se ha tratado de una infección de orina y que es suficiente con un tratamiento antibiótico.

Aquí es donde está el peligro. Si desaparece la hematuria, y como no duele nada, el paciente pensará que ya no tiene ningún problema y no irá al médico, pudiendo haber perdido un tiempo precioso para curar el tumor de vejiga.

El paciente volverá a sangrar, no sabemos cuando, pero lo hará y posiblemente el tumor haya evolucionado siendo más grande y probablemente agresivo.

A veces el tumor se presenta como si se tratara de una cistitis fuerte y constante, hay dolor y escozor al orinar, se orina frecuentemente y con urgencia apareciendo sólo unas gotas de sangre al iniciar o finalizar la micción.

NUESTRO CONSEJO

Siempre que aparezca sangre en la orina o en un análisis de orina rutinario acuda al especialista en urología, probablemente no sea nada, pero hay que confirmarlo.

Como factores de influencia tenemos: los hereditarios, hay mayor tendencia a padecer un cáncer de vejiga si los familiares directos lo han padecido; el tabaco, no es un tópico, es una realidad, 8 de cada 10 pacientes diagnosticados de esta enfermedad son fumadores; los productos químicos presentes en colas, pinturas, disolventes, etcétera.

Nuestro consejo, deje de fumar inmediatamente y si sus padres o tíos han sufrido un cáncer de vejiga realícese controles rutinarios de orina.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

El diagnóstico inicial es fácil y sencillo de realizar con una analítica de orina para confirmar y una ecografía de la vejiga de la orina. En una segunda fase se realizará una citología de orina y una cistoscopia. La exploración imprescindible para un diagnóstico consiste en introducir una cámara por la uretra para ver directamente la cara interna de la vejiga de la orina. Realizada con una sedación, no dura más de 3 minutos y es absolutamente indolora. En ocasiones es necesario complementar el diagnóstico con TAC o RNM.

¿CÓMO SE TRATA?

El método estándar cuando el tumor está localizado y no invade la pared muscular será la resección transuretral: podemos utilizar la energía eléctrica habitual o la bipolar. Actualmente disponemos de métodos que permiten detectar zonas que van a desarrollar un nuevo tumor y que sin embargo no se ven con la luz habitual.La extirpación de estas zonas es muy importante para intentar evitar las recidivas, es decir, que el tumor vuelva a aparecer.

Cistectomia: consiste en extirpar total o parcialmente la vejiga de la orina para intentar eliminar el tumor.

NUESTRO CONSEJO

Un diagnostico rápido del tumor de vejiga es fundamental pues permitirá solucionarlo con intervenciones sencillas, no quirúrgicas.

Si ya ha sido operado de un tumor de vejiga seguro que su urólogo le habrá propuesto un tratamiento complementario que consiste en introducir un medicamento en la vejiga para evitar que vuelva a aparecer.

Le habrá dicho que debe seguir controles analíticos de orina y ecografía. Todas estas medidas pretenden evitar que el tumor vuelva a aparecer y si lo hiciera volver a tratarlo a tiempo. El tratamiento del tumor de vejiga localizado tiene muy buenos resultados pero exige una colaboración activa por parte del paciente para evitar despistes que pueden suponer la progresión del tumor. No se la juegue.Cuando hablamos de los cánceres tratados en el campo de la urología se tiende a centrar la atención en el cáncer de próstata, olvidando otro tipo de tumor que afecta a un 4% de la población española, el cáncer de vejiga.

¿CÓMO SUELE PRESENTARSE?

Son dos los síntomas que cuentan los pacientes cuando vienen a la consulta de urología. El primero y más frecuente es la hematuria que significa la presencia de sangre en la orina. La historia típica es la del paciente que relata como un día, al orinar, observa que el color de la orina ha cambiado, siendo este rosáceo, oscuro (color coca cola) o bien sangre roja, llamándole la atención que no tiene dolor, quizás un poco de escozor, ni ninguna otra sintomatología.

Habitualmente la sangre en la orina desaparece tras la segunda o tercera micción, pensando el paciente, incluso el médico de urgencias, que se ha tratado de una infección de orina y que es suficiente con un tratamiento antibiótico.

Aquí es donde está el peligro. Si desaparece la hematuria, y como no duele nada, el paciente pensará que ya no tiene ningún problema y no irá al médico, pudiendo haber perdido un tiempo precioso para curar el tumor de vejiga.

El paciente volverá a sangrar, no sabemos cuando, pero lo hará y posiblemente el tumor haya evolucionado siendo más grande y probablemente agresivo.

A veces el tumor se presenta como si se tratara de una cistitis fuerte y constante, hay dolor y escozor al orinar, se orina frecuentemente y con urgencia apareciendo sólo unas gotas de sangre al iniciar o finalizar la micción.

NUESTRO CONSEJO

Siempre que aparezca sangre en la orina o en un análisis de orina rutinario acuda al especialista en urología, probablemente no sea nada, pero hay que confirmarlo.

Como factores de influencia tenemos: los hereditarios, hay mayor tendencia a padecer un cáncer de vejiga si los familiares directos lo han padecido; el tabaco, no es un tópico, es una realidad, 8 de cada 10 pacientes diagnosticados de esta enfermedad son fumadores; los productos químicos presentes en colas, pinturas, disolventes, etcétera.

Nuestro consejo, deje de fumar inmediatamente y si sus padres o tíos han sufrido un cáncer de vejiga realícese controles rutinarios de orina.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

El diagnóstico inicial es fácil y sencillo de realizar con una analítica de orina para confirmar y una ecografía de la vejiga de la orina. En una segunda fase se realizará una citología de orina y una cistoscopia. La exploración imprescindible para un diagnóstico consiste en introducir una cámara por la uretra para ver directamente la cara interna de la vejiga de la orina. Realizada con una sedación, no dura más de 3 minutos y es absolutamente indolora. En ocasiones es necesario complementar el diagnóstico con TAC o RNM.

¿CÓMO SE TRATA?

El método estándar cuando el tumor está localizado y no invade la pared muscular será la resección transuretral: podemos utilizar la energía eléctrica habitual o la bipolar. Actualmente disponemos de métodos que permiten detectar zonas que van a desarrollar un nuevo tumor y que sin embargo no se ven con la luz habitual.La extirpación de estas zonas es muy importante para intentar evitar las recidivas, es decir, que el tumor vuelva a aparecer.

Cistectomia: consiste en extirpar total o parcialmente la vejiga de la orina para intentar eliminar el tumor.

NUESTRO CONSEJO

Un diagnostico rápido del tumor de vejiga es fundamental pues permitirá solucionarlo con intervenciones sencillas, no quirúrgicas.

Si ya ha sido operado de un tumor de vejiga seguro que su urólogo le habrá propuesto un tratamiento complementario que consiste en introducir un medicamento en la vejiga para evitar que vuelva a aparecer.

Le habrá dicho que debe seguir controles analíticos de orina y ecografía. Todas estas medidas pretenden evitar que el tumor vuelva a aparecer y si lo hiciera volver a tratarlo a tiempo. El tratamiento del tumor de vejiga localizado tiene muy buenos resultados pero exige una colaboración activa por parte del paciente para evitar despistes que pueden suponer la progresión del tumor. No se la juegue.

Lea la noticia completa en Información

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom