logo logo

Cámaras ultrarrápidas para la detección del cáncer

Cámaras ultrarrápidas para la detección del cáncer Las células cancerosas que se desprenden de un tumor y causan metástasis provocan el 90 por ciento de las muertes por cáncer. Los investigadores llevan décadas intentando desarrollar un análisis de sangre que logre detectar esas células tumorales en circulación. Encontrarlas, sin embargo, viene a ser como buscar una aguja en un pajar: un mililitro de sangre contiene unos cinco mil millones de glóbulos rojos, casi diez millones de glóbulos blancos y, en su caso, apenas unas diez células tumorales.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles ha diseñado una cámara que podría ayudar a identificar dichas células antes de que formen nuevos tumores; una posibilidad que incrementaría de manera notable la probabilidad de supervivencia del paciente. El ingenio fue descrito en el número de julio de Proceedings of the National Academy of Sciences USA.

El nuevo método se basa en una cámara microscópica ultrarrápida concebida en 2009, la cual toma unos seis millones de instantáneas por segundo. La técnica, conocida como microscopía amplificada por codificación en tiempo serial (STEAM, según sus siglas en inglés), crea imágenes gracias a un pulso láser muy corto, de apenas una milmillonésima de segundo. El tiempo de exposición asciende a 27 picosegundos (27·10–12 s), un millón de veces más corto que el de una cámara digital moderna.

El dispositivo convierte cada pulso de láser en una corriente de datos a partir de la cual puede reconstruirse una imagen de alta velocidad. Los investigadores incorporaron a la cámara un canal de microfluidos, a fin de que las células pasen por él, y un procesador de imágenes de alta velocidad que, según los autores, permite obtener imágenes nítidas. La técnica ha sido empleada para detectar células de cáncer de mama en muestras de sangre. «Estudiamos la forma, el tamaño y la textura de cada célula, así como las propiedades bioquímicas de su superficie», explica Keisuke Goda, autor principal del estudio. «Las células cancerosas suelen ser mayores que los glóbulos blancos o rojos. Y sabemos que su forma no se encuentra bien definida en comparación con la de estos», añade. En opinión de Goda, la posibilidad de detectar el cáncer mediante un sencillo análisis de sangre animaría a la gente a hacerse pruebas más a menudo.

Lea la noticia completa en Investigacion Y Ciencia

bottom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

bottom